Respondemos a las 100 preguntas más frecuentes sobre correr

Preguntas frecuentes generales

Normalmente, el calzado para entrenar proporciona un gran apoyo que te permite moverte con facilidad en diferentes direcciones.

HIIT (High Intensity Interval Training en inglés) es un tipo de entrenamiento en el que se alternan períodos de ejercicio de alta y baja intensidad.

El entrenamiento por intervalos alterna el nivel de intensidad durante el entrenamiento. Un ejemplo es correr a diferentes velocidades o cambiar la pendiente a lo largo del entrenamiento.

Los calambres pueden aparecer por diferentes motivos, entre los que se incluyen la deshidratación, el ejercicio excesivo e incluso la acumulación de ácido láctico durante el entrenamiento.

El dolor en las articulaciones puede empeorar al correr. Las lesiones de rodilla también pueden empeorar durante la carrera, lo que significaría que tendrías que pasar más tiempo sin entrenar. Es mejor descansar y recuperarse que arriesgarse a que el dolor vaya a más.

No es una buena idea estrenar calzado el día de la carrera. Asegúrate de correr con las zapatillas nuevas un par de veces para acostumbrarte al cambio de acolchado y de apoyo antes del gran día.

Es importante tener objetivos al entrenar, por lo que contar con un programa de entrenamiento te puede ayudar a aumentar la distancia o la velocidad al correr. Sin embargo, hay gente que corre una distancia determinada de manera constante para mantenerse en forma, sin ningún programa de entrenamiento.

Existen carreras especiales para niños con una distancia de recorrido menor.

El análisis de la marcha observa tu forma de correr e incluye cómo tocan tus pies el suelo para determinar el tipo de calzado adecuado con el que te sentirás cómodo al correr.

La pronación es la manera en la que tu pie gira hacia dentro al tocar el suelo. La pronación absorbe el impacto del pie y ayuda a impulsar el movimiento hacia delante. Una pronación excesiva puede causar problemas relacionados con el alineamiento corporal y dolores.

La supinación hace referencia a la recaída del peso en la parte exterior del pie al correr.

Un entrenador personal te puede ser útil a la hora de realizar un programa de entrenamiento o de marcarte unos objetivos concretos, pero la mayoría no necesita a alguien a su lado todo el tiempo.

No es buena idea correr en superficies congeladas, pero puedes salir a correr los días más fríos, solo tienes que asegurarte de llevar capas de ropa suficientes.

No tienes que alimentarte de manera adicional durante una carrera de 5 km, así que, por norma general, no deberías necesitar geles energéticos.

Las mejores zapatillas para correr son aquellas que te proporcionen apoyo y sean flexibles, de manera que te ayuden a adoptar un estilo de carrera cómodo.

Hay muchos calendarios de carreras en internet que recogen todos los eventos del país y te permiten acceder a ellas en línea, donde puedes consultar la ubicación y la duración de las mismas.

Un entrenamiento de velocidad te puede ayudar a rendir mejor y, como aumenta la frecuencia cardíaca, también puede beneficiar tu nivel general de forma física.

Puedes empezar a entrenar a cualquier edad, aunque si en el pasado tu actividad ha sido más limitada, sería buena idea consultarlo con tu médico y hacerte una revisión médica completa antes de empezar.

Los velocistas de élite a menudo cuentan con una fisiología muy concreta que les ayuda a competir al más alto nivel, pero aun así tienen que entrenar mucho durante años para llegar a ese nivel.

Tomar atajos a la hora de entrenar no es buena idea. Para evitar lesiones y prepararte adecuadamente para una carrera, date tiempo de sobra para trabajar tus objetivos de distancia y velocidad.

Comer antes de una carrera no es buena idea. Si tomas una comida copiosa, te puedes sentir pesado, lo cual puede causar calambres. Es mejor comer un par de horas antes de entrenar.

La pronación insuficiente sucede cuando tus pies no giran lo suficiente al pisar. Puede causar falta de alineamiento corporal o dolores en la parte baja de la espalda mientras corres.

Correr en cinta puede ser algo menos suave que correr en la calle o sobre hierba, así que es posible que prefieras usar unas zapatillas más acolchadas para estar cómodo mientras entrenas.

Preguntas frecuentes sobre correr

Correr puede ayudarte a perder peso si se combina con una dieta con control calórico.

Correr es una de las mejores formas de mejorar tu estado cardiovascular. Es importante establecer un nivel de entrenamiento en el que te sientas cómodo.

Correr un par de veces cada semana te ayudará a estar en forma. Asegúrate de que además incluyes días de descanso para darle tiempo a tu cuerpo para recuperarse.

Si has estado corriendo antes como parte de tu rutina de ejercicios, puedes seguir haciéndolo durante el embarazo, aunque debes tomártelo con más calma y tener más cuidado en las superficies irregulares, ya que tu centro de gravedad habrá cambiado.

Si te sientes bien para correr, puedes hacerlo con un resfriado leve, aunque quizás necesitarás moderar la intensidad y la duración de la sesión de ejercicio.

Una excelente forma de mantener la motivación como corredor novato es encontrar a alguien con quien entrenar, pero, para muchas personas, la mejor forma de empezar es dejar el sofá y echar a correr.

La parte más importante de tu equipo es el calzado deportivo cómodo y con un apoyo adecuado. No necesitas una pulsera GPS, un monitor de frecuencia cardíaca ni cualquier otro aparato para disfrutar de correr.

Correr es un buen ejercicio, es beneficioso para la salud cardiovascular, la densidad muscular y fortalece el sistema óseo.

No existe la hora perfecta para salir a correr, sino que debes salir a la hora que te venga bien y te resulte más cómodo correr. Muchos prefieren correr por la mañana para estar más despiertos durante el día, otros prefieren correr por la tarde para desestresarse tras un largo día.

Un calendario de carrera es un programa de entrenamiento que detalla tus entrenamientos de carrera en un período de tiempo. Es muy útil a la hora de planificar una carrera larga, como podría ser una maratón, para la que necesites desarrollar resistencia aumentando las tiradas largas.

A pesar de que correr es una actividad de alto impacto para tus piernas, no deberías sufrir nuevas lesiones a menos que tropieces o sufras una torcedura durante la carrera. Llevar calzado con buen apoyo y acolchado puede reducir el impacto total y proteger tus rodillas.

Correr es un ejercicio excelente para la salud cardiovascular.

Los corredores de fondo y de velocidad adoptan distintos estilos de carrera, además, la mayoría de personas se mueven de forma única y personal, lo que puede afectar a la hora de elegir la zapatilla que mejor se adapta a ti.

No es muy buena idea estrenar zapatillas el día de una carrera, antes asegúrate de que has corrido con ellas lo suficiente para acostumbrarte a los cambios en el acolchado y el soporte antes del gran día.

Existen muchos tipos de programas de entrenamiento para corredores, como el entrenamiento interválico, el entrenamiento de velocidad y las carreras largas para aumentar la resistencia. La mayoría de planes de entrenamiento incluyen una serie de sesiones distintas para cubrir diferentes ámbitos de rendimiento.

Algunos prefieren correr solos y otros descubren que estar acompañado en las carreras largas sirve para mantenerse motivado.

El descanso es importante durante una carrera, ya que te ayuda a recuperarte si la intensidad te está suponiendo mucho esfuerzo. Para descansar puedes reducir la velocidad o incluso parar del todo para recuperar el aliento.

Normalmente tienes que esperar entre 6 y 8 semanas tras dar a luz para volver a correr, pues tus ligamentos necesitan tiempo para volver a la normalidad. Si te han hecho una cesárea, el tiempo de espera es mayor, se suele recomendar unas 12 semanas.

Para muchos escuchar música durante la carrera es una forma de mantenerse motivados. Es importante asegurarse de que puedes escuchar el ruido ambiente, sobre todo en el caso de correr cerca del tráfico.

Lleva ropa ligera y transpirable que absorba la humedad corporal para estar cómodo mientras corres.

Como regla general, si corres a un ritmo menor a 1,5 km cada 8 minutos, debes beber entre 100 y 150 ml de agua cada 20 minutos. Si corres por encima de ese ritmo, debes beber más para mantenerte hidratado (entre 150 y 200 ml cada 20 minutos).

Es importante tomarse un día de descanso como parte de la rutina de entrenamiento, ya que ayuda a la recuperación muscular.

Correr debe ser un placer.. Hacer ejercicio en el exterior y respirar aire fresco es una forma excelente de liberar endorfinas.

Es una buena idea descansar si estás cansado o sientes dolor.

Mucha gente corre maratones a los 90, así que no hay necesidad de parar de correr al llegar a una cierta edad. Si empiezas a correr después de los 70, es buena idea hablar con tu médico antes de empezar el plan de entrenamiento.

Correr es un ejercicio excelente y ayuda tanto a la salud cardiovascular como a aumentar la fuerza. Además, ayuda a aumentar la resistencia.

Correr aumenta la temperatura corporal y el sudor es la forma que tiene tu cuerpo para bajarla, así que sí, sudarás cuando corras.

Hay gente que prefiere correr a una intensidad específica cuando entrena y puede sacarle partido a un monitor de frecuencia cardíaca para hacer un seguimiento de sus marcas y conseguir sus objetivos.

Un diario de corredor te ayudará a hacer un seguimiento de tu actividad. Puedes añadir rutas, distancias y tiempos para calcular cómo mejoran tus marcas con el tiempo.

La mayoría de las ciudades tienen un club de corredores. En general, suelen tener un grupo de Facebook o una página web donde encontrarás más información y podrás unirte.

Hay quien corre maratones a los 90, así que no hay por qué parar de correr solo por tener una edad determinada. Si empiezas a correr después de los 70, sería recomendable hablar con tu médico antes de empezar tu plan de entrenamiento.

Cuando corres a primera hora de la mañana y a última hora de la tarde cerca de la carretera, es importante que te vean, cuanto más, mejor. La ropa reflectante te protegerá porque ayuda a que los conductores te vean a mayor distancia.

Correr una vez a la semana mejorará tu estado físico si también haces otro deporte.

Algo de dolor muscular es normal después de una carrera larga, pero el dolor articular no lo es. Si te duele con regularidad después de correr, descansa y consulta a tu médico para que te asesore.

Deberías calentar siempre antes de correr con algunos ejercicios y estiramientos suaves. El calentamiento prepara tus músculos para la actividad y reduce el riesgo de lesiones.

Después de correr, no te pares en seco. Dedica un poco de tiempo a estirar y caminar. Reducirá el dolor y te recuperarás más rápido.

Si vas a correr una distancia larga, algún gel energético y un poco de agua te ayudarán a continuar. Si vas a correr por un lugar poco frecuentado, sería bueno que también tuvieses el teléfono a mano por si tienes algún problema.

Un dolor punzante nunca es bueno y es la forma que tiene tu cuerpo de decir que algo va mal. Si sientes dolor cuando corres, para y tómate algo de tiempo para recuperarte.

Las torceduras de tobillo y los esguinces de rodilla son algunas de las lesiones más comunes que afectan a los corredores directamente, pero también hay algunas dolencias que pueden aparecer con el paso del tiempo, como la fascitis plantar y la tendinitis, que empeoran si el entrenamiento continúa.

Por regla general, si corres a un ritmo por debajo de 1,5 km cada 8 minutos, debes beber entre 100 y 150 ml de agua cada 20 minutos. Si corres por encima de 1,5 km cada 8 minutos, tendrás que beber más agua para estar hidratado, entre 150 y 200 ml cada 20 minutos.

Correr es seguro siempre y cuando estires adecuadamente, vayas por recorridos seguros y evites correr en zonas de carretera donde no hay buena visibilidad.

Preguntas frecuentes sobre zapatillas para correr

Las zapatillas para correr están diseñadas especialmente para tener un talón y una suela más altos que sean flexibles en una dirección para que reproduzcan tu estilo de carrera.

La duración de unas zapatillas para correr depende de diversos factores entre los que se incluyen el estilo, el peso y el tipo de superficies sobre las que corres. En general, se debería cambiar de zapatillas cada 500 u 800 km.

Se pueden reciclar algunas partes de las zapatillas para correr, pero tienen que separarse.

Los movimientos de los ejercicios aeróbicos son diferentes de los que haces cuando corres y las zapatillas para correr no aportan el nivel de apoyo lateral que necesitas en los movimientos laterales y cambios de dirección rápidos.

Los movimientos de bádminton son diferentes de los que haces cuando corres y las zapatillas para correr no aportan el nivel de apoyo lateral que necesitas en los movimientos laterales y cambios de dirección rápidos.

Los movimientos de baloncesto son diferentes de los que haces cuando corres y las zapatillas para correr no aportan el nivel de apoyo lateral que necesitas en los movimientos laterales y cambios de dirección rápidos.

Las zapatillas de críquet protegen zonas distintas que las zapatillas para correr y tienen un perfil diferente. Las zapatillas para correr no se adaptan bien al críquet.

Los movimientos de carrera de campo a través son diferentes de los que haces cuando corres y las zapatillas para correr no aportan el nivel de apoyo lateral que necesitas en los movimientos laterales y cambios de dirección rápidos.

En un entrenamiento de gimnasio, estarás mejor con zapatillas de suela plana para que los movimientos sean más controlados. Las zapatillas para correr no suelen ser apropiadas.

Las zapatillas para correr no aportan tanta amortiguación como las botas de senderismo, así que puede que no sean tan cómodas, especialmente cuando el terreno es irregular.

Los movimientos de tenis son diferentes de los que haces cuando corres y las zapatillas para correr no aportan el nivel de apoyo lateral que necesitas en los movimientos laterales y cambios de dirección rápidos.

Los movimientos de vóleibol son diferentes de los que haces cuando corres y las zapatillas para correr no aportan el nivel de apoyo lateral que necesitas en los movimientos laterales y cambios rápidos de dirección.

Las zapatillas para correr no aportan tanta amortiguación como las botas de senderismo, así que puede que no sean tan cómodas, especialmente cuando el terreno es irregular.

En un entrenamiento de gimnasio, a menudo es mejor usar unas zapatillas con suela plana para tener un movimiento más controlado. Unas zapatillas para correr no suelen ser apropiadas.

Los movimientos durante una sesión de zumba son diferentes de los que haces cuando corres y las zapatillas para correr no aportan el nivel de apoyo lateral que necesitas en los movimientos laterales y cambios rápidos de dirección.

Las botas de fútbol están diseñadas para proteger el pie al chutar el balón y ofrecen soporte para el movimiento lateral al cambiar de dirección, al contrario que las zapatillas para correr, por lo que habría un mayor riesgo de lesionarse si se usan para jugar al fútbol.

Las zapatillas para correr no ofrecen tanta amortiguación como las botas de senderismo, por lo que pueden resultar menos cómodas, especialmente en terrenos más accidentados.

Normalmente, las zapatillas se dan un poco de sí con el uso, lo que ayuda a que se ajusten mejor al pie. Para acostumbrarte a ellas, úsalas o póntelas por casa un par de días antes de salir a correr con ellas.

Un buen calzado para correr puede ayudarte a estar más cómodo durante la carrera para que rindas al máximo durante más tiempo, pero no tiene por qué aumentar tu velocidad.

Las zapatillas para correr tienen que ser cómodas. Un mal ajuste puede provocar ampollas.

Si tienes más de un par de zapatillas, puedes intercambiar su uso cada cierto tiempo para reducir el desgaste y mantenerlas en buen estado más tiempo. Cuando las zapatillas empiecen a perder amortiguación y sean menos cómodas, deberían cambiarse.

Las zapatillas para correr por montaña están diseñadas para ofrecer más comodidad y apoyo al correr por terrenos irregulares. A menudo son ligeramente más pesadas que las zapatillas de correr normales y tienen una banda de rodadura más gruesa para un mayor agarre.

La mayoría de las zapatillas para correr se mojarán en algún momento. La lluvia no las estropeará, aunque debes secarlas bien si se mojan.

Se pueden usar diferentes plantillas en las zapatillas para que se ajusten a las necesidades y sean más cómodas. Asegúrate de que se ajustan correctamente.

Al probarte diferentes zapatillas, encontrarás algunas que te resulten más cómodas. Las zapatillas para correr tienen el tacón más alto que la puntera y ofrecen una sujeción adicional del arco frente a otro calzado de entrenamiento.

Las zapatillas para ciclismo adecuadas tienen una suela muy rígida que ayuda a transmitir la potencia de las piernas a los pedales. La flexibilidad de las zapatillas para correr hace que se pierda esa potencia, por lo que no se recomiendan.

Preguntas frecuentes sobre maratones

¿Cuál es la distancia que se corre en una maratón?

Una maratón completa es de 42.2 km.

Una media maratón es de 21,1 km.

Una ultramaratón es una carrera de resistencia más larga que una maratón normal. Las ultramaratones no tienen una distancia fija, pero las distancias suelen ser entre 50 km y 100 km. Algunas carreras tienen lugar en una sola etapa, mientras otras se desarrollan a lo largo de varios días.

Con un entrenamiento adecuado, la mayoría de la gente puede participar en una maratón, aunque si estás empezando a correr, deberías visitar a un médico antes de comenzar a entrenar y reservar mucho tiempo para prepararte para correr la distancia completa.

Si corres una maratón, es esencial que el calzado sea cómodo, que te quede bien y que te brinde apoyo.

El entrenamiento para una maratón depende de tu nivel de condición física actual. La mayoría de las personas necesitan al menos tres meses para preparar su cuerpo para las exigencias de una maratón.

Para algunas personas basta con terminar la maratón. El ritmo medio para los hombres es de unos 10 minutos por 1,5 km, mientras que para las mujeres es más cercano a 11 minutos. Establecer un tiempo objetivo para tu maratón es buena idea. A medida que entrenas y trabajes a tu ritmo, podrás predecir cuándo vas a terminar.

Algunas maratones requieren haber competido en una distancia similar antes, otras permiten que participen corredores con menos experiencia.

Si ya estás en buena forma física y corres largas distancias con regularidad, prepararte para una maratón en un mes es posible, sin embargo, no deberías empezar de cero en un tiempo tan limitado.

Si correr una maratón es muy difícil, terminarla conlleva un gran logro. Pero no te desanimes, ¡podrás hacerlo con el entrenamiento adecuado!